El Vaticano aprobó la beatificación de la argentina Mama Antula

Sociedad 10/02/2016 Por
Jesuita y santiagueña, fue promotora de la obra ignaciana en los tiempos coloniales prerrevolucionarios. Su causa fue promovida por Bergoglio al llegar al Arzobispado de Buenos Aires.
mama antula

El vicepostulador de la Causa de canonización de María Antonia de Paz y Figueroa (popularmente conocida como Mama Antula), monseñor Santiago Olivera, obispo de Cruz del Eje (Córdoba), informó que el Vaticano aprobó en el día de hoy el proceso de la Causa de Canonización de esta laica cuya trayectoria está íntimamente ligada a la historia de la Compañía de Jesús en el Río de la Plata.

“Ahora quedamos a la espera de que, seguramente cuando el papa Francisco regrese de México, autorice al dicasterio vaticano la publicación del milagro atribuido a María Antonia”, dijo monseñor Olivera a la agencia AICA.

En efecto, tal como lo publicó Infobae a poco de iniciarse el pontificado de Jorge Bergoglio, el actual Papa tiene un interés especial en la causa de Mama Antula, por haber sido ella –laica consagrada al servicio de la orden ignaciana– quien mantuvo viva la presencia de los jesuitas en el Río de la Plata luego de su expulsión (1767) recorriendo las provincias y organizando los ejercicios espirituales de Ignacio de Loyola, para lo cual fundó incluso una Casa en Buenos Aires, que aún existe, en la avenida Independencia al 1100 (ver: Francisco quiere una santa argentina para el Bicentenario).

“Puedo adelantar –agregó monseñor Olivera– que por pedido de la Madre General de las Hijas del Divino Salvador, hermana Zulema Zayas, y de la postuladora doctora Silvia Correale, presentes en Roma, que la ceremonia de la beatificación se realizará este año, ‘Año de la Misericordia’, en la ciudad de Santiago del Estero y será presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación vaticana para las Causas de los Santos, el mismo que presidió el 14 de septiembre de 2913 la beatificación en Cruz del Eje del Cura Brochero”.

Según precisó la agencia, la fecha de la beatificación se conocerá luego de la firma del decreto correspondiente en la Santa Sede. De esta manera, Mama Antula se sumará a los ocho beatos con que cuenta la Iglesia argentina: el padre José Gabriel Brochero; las monjas María Crescencia Pérez, María del Tránsito Cabanillas, Ludovica De Angelis y Nazaria March Mesa; los laicos Ceferino Namuncurá y Artémides Zatti, y la laica Laura Vicuña. Además, tiene un santo mártir: Héctor Valdivielso Sáez, fusilado en España.

Mama Antula nació en 1730 en la localidad santiagueña de Villa Silípica y murió en 1799, en la Casa de Ejercicios Espirituales por ella fundada en Buenos Aires. Desde muy joven y por 20 años colaboró con los jesuitas en lo que se convertiría en su gran apostolado: la promoción y organización de los célebres ejercicios espirituales del fundador de esa orden religiosa: San Ignacio de Loyola.

Recientemente, el 4 de febrero pasado, se presentó en Buenos Aires, el libro La peregrina de los Esteros, de Cintia Suárez, una biografía de esta mujer de vida extraordinaria, que ahora recibirá un merecido reconocimiento a su obra espiritual. En la presentación de la obra, en la Legislatura porteña, estuvo presente monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de Ciencias del Vaticano.

Secretos del edificio más colonial de Buenos Aires
y su vínculo con
el papa Francisco

Por sus habitaciones dos veces centenarias pasaron casi todos los hombres de Mayo y algunas damas en problemas fueron “depositadas” allí. Una recorrida por la casa que une a San Ignacio y a San Cayetano
La Santa Casa de Ejercicios Espirituales San Ignacio de Loyola –ubicada en la avenida Independencia al 1100- fue construida en el Buenos Aires colonial por iniciativa de una mujer extraordinaria, cuya causa de beatificación promueve el papa Francisco desde sus tiempos de Cardenal primado de Argentina
La santiagueña María Antonia de Paz y Figueroa (1730-1799), laica consagrada al servicio de la Compañía de Jesús, se puso al hombro la tarea de mantener viva la obra de los jesuitas luego de que éstos fuesen expulsados de América (la orden fue disuelta por el papa Clemente XIV en 1773). Uno de sus objetivos fue continuar con la práctica de los Ejercicios Espirituales creada por San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús.
(Infobae)

Te puede interesar