Declaran culpable a “Chavito”, el único acusado por el crimen de Melina Romero

Sociedad 28/11/2017 Por
Joel “Chavito” Fernández fue declarado culpable del crimen de la joven Melina Romero, cometido en 2014 en el partido bonaerense de San Martín, y quedó detenido tras conocerse el veredicto unánime de los doce jurados populares que intervinieron en el juicio oral.
melinaromerotapoa

Apenas escuchó el fallo y al juez Adrián Berdichevsky -que dirigió el proceso- ordenar su inmediata detención por peligro de fuga, “Chavito” (20) rompió en llanto, se arrojó al suelo y mientras lo retiraban esposado de la sala de audiencias gritaba que él no tuvo “nada que ver” con el hecho.
“¡Por favor, no! ¡Quiero ver a mi hermana!”, exclamó el joven, vestido con una camisa negra de cuello blanco, al tiempo que los policías casi lo arrastraban fuera del recinto.
El juicio a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Martín pasó a un cuarto intermedio hasta las 9 del jueves próximo cuando se fijará la pena para el “Chavito” Fernández, quien fue hallado culpable de los delitos de “homicidio preterintencional” en concurso real con “privación ilegal de la libertad coactiva agravada por la participación de dos o más personas”.
El abogado Marcelo Biondi, representante de la familia Romero, lamentó que no se probó el “abuso sexual” que como particular damnificado consideraron que sufrió Melina ya que se necesitaba el voto de los 12 jurados pero uno no lo dio por acreditado.
Sin embargo, consideró que por los delitos que se le atribuyeron a “Chavito” el jueves él va a pedir una pena “importante” y estimó que podría ser de “once años” de prisión.
Por su parte, Ana María y Rubén, los padres de Melina, dijeron anoche al retirarse de los tribunales que se sienten “conformes” con el fallo, consideraron que “se hizo justicia” pero, aclararon, que falta hallar a los otros responsables del crimen.
“Es un trabajo que él solo (por el ahora condenado) no hizo”, sostuvo la mujer visiblemente emocionada.
En su alegato, el abogado Biondi pidió que “Chavito” fuese condenado como “coautor” del delito de “homicidio agravado por la participación de dos o más personas y por la condición de mujer de la victima”.
No obstante, el letrado requirió, subsidiariamente, que lo declarasen culpable de “homicidio simple”.
“Ayúdenme a hacer justicia por Melina y su familia. También por la testigo M, que es otra victima de este sistema perverso”, indicó ante los jurados populares el particular damnificado en referencia a la joven que aportó datos clave a la causa y cuyos dichos consideró “totalmente creíbles”.
En medio de su alegato, Biondi apuntó con el dedo a “Chavito” y expresó: “Está probado que este señor, junto a tres más, mató a Melina y la tiró al arroyo. Este señor con cara de bueno es un criminal y violador.”
Finalmente, el letrado calificó de “payasada lo de la fiscalía general de San Martín”, que designó a otros fiscales para investigar el caso, aunque no arribaron a ninguna conclusión, hecho por el cual en este juicio no hubo acusación del Ministerio Público.
Este es el primer juicio en el que no interviene un fiscal ya que quien llevó adelante la investigación, María Fernanda Billone, desistió de acusar a todos los imputados y sólo Biondi insistió en mantenerla contra “Chavito”.
En tanto, la defensa oficial de Fernández solicitó la absolución por falta de pruebas ya que consideró que no se pudo probar cómo y dónde murió Melina ni quiénes fueron los potenciales responsables.
Para los defensores, “Chavito” es un “perejil” y, en ese sentido, el propio joven dijo esta tarde en sus “últimas palabras” que durante la investigación fue amenazado por efectivos policiales.
“Soy inocente. La Policía de El Palomar amenazó con matarme a mí y a mi familia. Y también intentaron violarme cuatro veces en la cárcel”, dijo entre lágrimas.
El debate comenzó el martes último con la elección del jurado y luego comenzaron a declarar los testigos.
El testimonio más importante fue una joven que actualmente tiene 20 años, cuya identidad se mantiene en reserva, quien relató que la madrugada del 25 de agosto de 2014, Melina (16) la pasó a buscar con “Chavito” y otros jóvenes por su casa.
Añadió que luego concurrieron a otra vivienda, donde durante varias horas les dieron drogas y alcohol, abusaron de ellas y finalmente asesinaron a su amiga.
La chica dijo que en determinado momento la subieron a ella y a Melina a un auto y se dirigieron a un arroyo, donde ella pudo ver cómo tiraron el cuerpo de su amiga.
“A Melina la tiraron al arroyo, a mí me tenían apuntada con un fierro. Era como un descampado, todo yuyo y pasto. Le colocaron piedras adentro de una bolsa negra”, aseguró.
Dos jóvenes apodados “Toto” y “Narigón” estuvieron detenidos en el marco de esta causa, pero ambos terminaron sobreseídos por falta de pruebas en la causa que instruyó la fiscal Billone.
Melina fue vista con vida por última vez el 24 de agosto de 2014, cuando salió del boliche “Chankanab” de San Martín, adonde había ido a festejar su cumpleaños, y fue hallada un mes después a orillas del arroyo Morón, a pocos metros del predio de la Ceamse, en la localidad de José León Suárez, en dicho partido del noroeste del conurbano.

Te puede interesar