Denuncia del diario Hoy: Un negociado involucra a los Mussi y al mejor amigo de Macri

Berazategui 05/04/2016 Por
“Nuevo Berazategui” es un negociado que involucra a los Mussi y al mejor amigo de Macri. Atenta contra los humedales y la salud de la gente de Hudson. No pasó por el Concejo Deliberante
0000161635
- Gentileza diario Hoy

Según publicó el diario Hoy: Los conceptos de falso progreso que pronuncia el “Baroncito” Juan Patricio Mussi, tratando de hacer creer que la construcción de un camino costero (de 2 km de largo y 3 metros de alto) servirá de recreación para toda la familia de Berazategui, esconden por detrás un negocio inmobiliario, que traerá aparejado más problemas de inundaciones si no es parado a tiempo. “Pueblos del Plata” es el nombre del emprendimiento que abarca cuatro countries, que tienen como raíz a la empresa Caputo Hnos, propiedad de Luis Nicolás Caputo, uno de los mejores amigos de Mauricio Macri que en los últimas semanas no paró de recibir licitaciones (en solo 5 días hábiles, una empresa de su propiedad de Caputo sumó contratos por $ 285.779.756,63). En tanto, de la comercialización de los lotes se está encargando la inmobiliaria capitalina, Toribio Achaval.  Todo con el consentimiento de la familia que gobierna a los berazateguenses hace un cuarto de siglo (cuatro mandatos de Juan José Mussi, y dos de Patricio Mussi), quienes no ponen “peros” al promover estas construcciones en zonas de bañados, una ola que también pretende tapar a la gente en Escobar, Pilar, Tigre y Luján.

Los primeros tres barrios se llaman “Magallanes”, “Sebastián Gaboto 2” y “Elcano”, y el último del que se tiene conocimiento, “Villalobos”, ya está por otorgar sus 454 lotes. El negocio está estimado en 50 millones de dólares.

Según se lee en grandes avisos publicitarios, hay “Lotes en Hudson al costo, en pesos, con anticipo y plan a 38 meses”, mientras se organizan desayunos informativos tratando de convencer a los futuros pobladores del Nuevo Berazategui, “una ciudad dentro de la ciudad”, como reza el eslogan.  El pasado 16/3, tal como publicáramos (Berazategui: la Justicia le pone un freno a Mussi), a los Mussi los cruzó la decisión judicial del juez Luis Federico Arias, con la orden de parar las obras. Antes, no habían respetado el “parar” emitido por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS). ¿No pueden parar acaso por esta enfermedad de la voracidad que no repara más que en sus propias narices?. 

La gente no come vidrio…

Las mentiras tienen patas cortas, suele decir el dicho. A pesar de que Mussi (h) se llene la boca y llene de fotos los medios oficialistas hablando de la rotonda, camino costero (ya entoscado, falta cementarlo) y el murallón (iniciado hace 3 años), que permitirá disfrutar de bicisendas, pesca y otras actividades, “esos trabajos tenían como objetivo principal crear las condiciones para estos barrios que se levantan a lo largo de la calle 63 y que llegan hasta los humedales”, contó a Hoy el vecino Ernesto Salgado (72), miembro del Foro en Defensa del Río de La Plata. “Total complicidad de los políticos, no es negligencia, ya que a esta altura ningún funcionario puede decir que no sabe lo que es un humedal. Están fuera de la ley arruinando una zona de biosfera muy rica en los bordes de una reserva marginal como la de Hudson, antigüamente conocida como selva de Punta Lara. Los bordes significa que destruyen un sector que oficia de pulmón o de custodia de la selva, la más austral del mundo, de características amazónicas, formada por sedimentos que trajeron cientos de años atrás los ríos Paraná y de La Plata hacia esa saliente que es Hudson”.

Para quienes llevan una vida en la “capital del vidrio”, y que no comen mentiras ni mucho menos “vidrio”, cuesta ser optimismo. “En Berazategui hay una manta tan grande que nos tapa por completo”, parafraseó en charla con este diario el lugareño Juan Chamorro (64), editor del sitio las2campanas. “Este intendente sigue engañando a la gente, estos barrios están en una zona donde cabás menos de un metro de tierra y sale agua, y además está a menos de un kilómetro del río. Cuando empezaron a asfaltar el histórico camino no lo hicieron por nuestra gente, sino porque tenían armado esto y ahora en Hudson quedamos encerrados entre countries”.

De los nuevos countries, tres se vendieron; al cuarto y último, le faltan muy pocos lotes. Todos ellos, con la promesa de que “vivirán en un paraíso”... auque el verdadero paraíso -necesario para el bienester común- ya esté dañado. 

“Iniciaron las obras sin ningún trámite”

Por Dr. Pedro Sisti (De la Clínica jurídica de interés público, perteneciente a la secretaría de extensión de la Facultad de Derecho de la UNLP)

Te puede interesar