Buscan intensamente al abogado prófugo de Lázaro Báez

Política 17/04/2016
Se trata de Jorge Oscar Chueco. Estaba alojado en un hotel en Iguazú, donde dejó una carta y más de 40 mil dólares. No descartan la hipótesis de suicidio.
Ampliar
- Jorge Oscar Chueco

Un abogado vinculado al empresario kirchnerista Lázaro Báez, detenido por el delito en el marco de la causa conocida como La ruta del dinero K, es buscado intensamente por la Policía de Iguazú, luego de que desapareciera de un hotel de esa localidad. Dejó una carta y más de 40 mil dólares.

Se trata de Jorge Oscar Chueco, quien había trabajado para Báez y fue mencionado por Leonardo Fariña, la semana pasada, en la declaración que brindó ante el juez Sebastián Casanello que lleva adelante la causa de lavado de dinero y que tiene entre sus procesados a la propia ex presidente de la Nación, Cristina Kirchner.

El juez Osvaldo Lunge, a cargo de la desaparición, informó que Chueco había llegado a Misiones hacía al menos una semana por un viaje de turismo que realizaba solo. Si bien es oriundo del sur del país, el abogado reside en la ciudad de Buenos Aires.

La denuncia de su desaparición fue realizada por la esposa de Chueco, luego de llegar a la provincia de Misiones y ante la falta de noticias sobre su paradero. El hombre le habría dicho por teléfono que se iba a quitar la vida y que en el hotel le dejaba dinero.

A raíz de la presentación, Lunge abrió una causa por “desaparición de persona”. Ayer fue allanado el hotel Saint George y hoy se hizo lo mismo en la hostería Los Helechos, donde se alojó en los últimos días. Los investigadores encontraron una carta en la que el abogado habría explicado las razones de su desaparición y no se descarta la posibilidad de un suicidio. Además, hallaron 1.000 pesos y cerca de 44 mil dólares.

Chueco es “representante legal” de Helvetic Services Group SA, una empresa que estaría ligada a Lázaro Báez, el empresario y socio de la familia Kirchner que está detenido hace diez días por la causa de lavado de activos. La firma fue adquirida por la financiera SGI, conocida como “La Rosadita”, donde Martín Báez y Daniel Pérez Gadín –el hijo y el contador de Lázaro respectivamente- contaban millones de dólares y pesos, según las filmaciones de las cámaras de seguridad que se dieron a conocer en las últimas semanas.

Te puede interesar