Duro editorial de Alfredo Leuco: El robo del siglo

Política 29/04/2016 Por
Durísimo editorial en le doy mi palabra por radio Radio Mitre
leuco_0
- Alfredo Leuco

Le pido ayuda, señor oyente. Le pido ayuda querida oyente. Los Kirchner me han dejado sin palabras. Es de dimensiones tan galácticas la megacorrupción de estado de Néstor, Cristina, Máximo y sus cómplices que ya no sé cómo definirlas.
Por eso le pido sinceramente que se comunique por teléfono y me dé una mano con los adjetivos o con los conceptos. A esta altura necesito asistencia de ustedes.
¿Cómo podría definir de la manera más precisa posible el aparato más formidable que se haya gestado en la historia argentina al servicio del enriquecimiento sideral e ilícito de un grupo de saqueadores? El cártel de los pingüinos. Los patrones del mal de Santa Cruz. El FPV, el Frente para la Valija. Le juro que no exagero un centímetro. Las últimas imágenes e informaciones que está vomitando la realidad son de un nivel de inmoralidad rayana con la locura. Insisto con algo que ya dije: la palabra corrupción, estafa, choreo, pistoleros, malandras, les queda chica. Esas palabras no alcanzan a definir lo que ha ocurrido en este país. Creo que hay que ir por el lado de la enfermedad. De la bulimia por el poder y el dinero. Del síndrome del barril sin fondo. Kirchner y asociados fue una empresa que no tuvo límites ni escrúpulos ni estómago. Se robaron lo que nadie había robado en toda la historia. La mente humana tiene que hacer un esfuerzo para tomar dimensión.
Solo Lázaro Báez y solo en blanco y a su nombre, le robó a los argentinos en estancias, el territorio que corresponde a más de 25 veces la Ciudad de Buenos Aires. ¿Se da cuenta que no entra en la cabeza? Imagínese la Capital. Todos los barrios, lo edificios, los estadios, los parques, toda la Capital multiplicada por lo menos por 25 veces. Eso es apenas una parte de lo que el cartel de los Pinguinos nos afanaron. Le repito: necesito ayuda suya con los adjetivos o los conceptos.¿ Usted señor oyente como llamaría a semejante choreo? ¿Cómo lo definiría para que quede en los libros de historia? La flota de 900 autos al estilo narco de Pablo Escobar Gaviria es la más grande que cualquier empresa tiene en Argentina. ¿Escuchó bien? No hay una empresa de taxis ni de transportes ni constructora o de camiones que tenga una flota de 900 vehículos. Encima, muchos de ellos son autos lujosos de alta gama que algunos cuestan 200 mil dólares. En general, como en toda casa, los hijos varones juegan con autitos. Acá Martín y Leandro jugaban con un Audi y un Porsche, entre muchas otras joyitas de la tecnología. A su hermana Melina, ayer le descubrieron un bolso con 90 mil dólares con restos de tierra como si recién hubieran sido desenterrados. Tal vez tenía la piba tenía ese cambio chico para ir a la manicura y la peluquería. Hay más de 150 propiedades. Hay bolsos con las fajas bancarias de los billetes pero sin los billetes. A esta altura necesitamos una auditoría internacional porque estamos ante un record Guinnes. Nadie como Lázaro se enriqueció tanto en tan poco tiempo. Ni Rockefeller. Lázaro a esta altura está preso y asustado porque ahora van por sus hijos. Haría bien en confirmar toda la verdad que todos ya sabemos. Que él fue un empleado de Néstor y que todo lo que tiene se lo robó al pueblo argentino. No encuentro una comparación histórica que sea igual o sea similar a esta gigante estructura de ilegalidad. Hay un nivel de concentración del delito que nuclea a un par de familias y sus empleados. Los Báez y los Kirchner. Sus hijos, sus contadores, sus abogados y varios partícipes necesarios para filmar esta película de terror que podríamos llamar tranquilamente: “El robo del siglo”.
Por eso está provincia inmensa está siendo allanada y rastrillada por fuerzas de seguridad de todos los colores y por perros que olfatean dinero. Fue necesario un ejército de hombres de la justicia y la ley encabezados por un fiscal y hasta maquinas retro excavadoras para remover el terreno y buscar el tesoro enterrado de los Kirchner. Allanaron la Municipalidad. Las oficinas, la casa de los hijos y están buscando papeles sobre el Mausoleo faraónico en donde descansan sin paz los restos de Néstor. Parece que hasta la tumba es un monumento a la corrupción. Hubo lógica de usurero en todos lados. Actitud implacable y excitación por las cajas fuertes. Y eso recién empieza. Porque está el campo de Uruguay que costó 14 millones de dólares. Y las cuentas en Suiza y en los paraísos fiscales. Por eso le digo que es necesario buscar nuevas palabras. Apelar a la máxima imaginación para definir esta voracidad desmesurada típica de una mafia patológica.
Y la lista de los que vieron robar a sus jefes y sintieron que ellos también tenían que hacer lo mismo es larguísima: Amado Boudou, Ricardo Jaime, Aníbal Fernández, Julio de Vido, Cristóbal, Milagro Sala, Hebe y los Schocklender, Sergio Szpolsky y siguen las firmas.
Pusieron todo el aparato del estado al servicio de su enriquecimiento. Robo para la corona quedó hecho un poroto. Carlos Menem, un bebé de pecho. Fue delincuencia monárquica y por eso ahora todos los caminos conducen a la reina Cristina que nos aturde con su silencio.
La ex presidenta a esta altura no puede decir que todo este planeta de estafadores es un invento de los medios o una conspiración del imperialismo y las corporaciones. Los intelectuales y artistas a partir de ahora no son leales a una idea y una convicción. A partir de ahora el que se niegue a ver la realidad pasará a ser un cómplice ideológico siempre y cuando no se hayan llevado su valijita de dinero a la casa como ocurrió en varios casos. ¿O alguien cree a esta altura que los Diego Gvirtz, los Luis D’Elía o los Víctor Hugo Morales lo hicieron por amor al arte?
En mi último libro “Juicio y Castigo” resumo estos diez años de meterle la mano en el bolsillo a los argentinos más necesitados. De piratearle sus sueños y también sus casas y sus puentes y sus autopistas o sus cloacas que finalmente no se hicieron. Hicieron bóvedas, escondites entre las paredes, cajas ocultas en verdaderos bunkers que parecen refugios anti bombardeos.
Por eso les pido a los oyentes que llamen por teléfono y me ayuden a calificar lo incalificable.
Por eso pido juicio, castigo y condena a los culpables de este escándalo inconmensurable casi de ciencia ficción donde el dinero se pesa, se entierra o se evapora. Es un reclamo democrático y republicano. Pedimos que actúe la justicia y las instituciones. Que todo se haga de acuerdo a la ley pero que se haga. Que paguen por lo que hicieron.
Que no vuelvan pero que devuelvan hasta el último peso.
En los tribunales dicen que falta poco para que el juez Claudio Bonadío procese a Cristina Elisabet Fernández de Kirchner. Otros especulan que tampoco pasará demasiado tiempo hasta que ella misma sea encarcelada. Otros creen que eso es imposible, por lo menos por ahora. Pero más allá del juicio, castigo y condena de la justicia, está el juicio, castigo y condena de la historia y del pueblo. De esa condena no se salva ni Dios. De esa no se salva ni Cristina que no volverá pero será millones. De Dólares. Y de euros.

Gentileza Radio Mitre

Te puede interesar