Báez solicitó a su familia que colabore con la Justicia en los allanamientos

Política 05/05/2016 Por
El que supo ser el zar de la obra pública de la provincia de Santa Cruz, hoy ve como de a poco su emporio va cada vez cayendo más y más, visiblemente desmejorado y con los problemas de salud a cuestas, se supo de Báez le pidió a su familia que colabore con la Justicia en los diversos allanamientos que se están llevando adelante.
índice
- Lázaro Báez

Pareciera que es el principio del fin, al menos eso se podría sospechar después de que se conociera que el ex zar de la obra pública de Santa Cruz, Lázaro Báez dio órdenes expresas a su entorno de confianza en Río Gallegos: que colaboren con todo lo que ordena la Justicia. Los efectivos federales siempre señalaron que hubo “buena predisposición” ante cada operativo. El empresario K busca tener el control de su imperio desde el penal de Ezeiza.

Según señala Clarín, Lázaro hoy posee menos kilos de con los que ingresó y su estado de saludes delicado.

El martes 03/05, Báez cumplió su tercera semana en prisión. Hace una semana tuvo que ir al hospital por un cuadro gripal, pero que denota su cuadro complejo de salud: diabetes, arritmia y problemas de presión. Pese a esta situación, que no logran normalizarse pese a los controles constantes que recibe, el empresario dueño de 150 propiedades en Santa Cruz, no perdió detalle de lo ocurrido.

“Que atendamos a la gente y le demos todo lo que necesiten”, fue la orden que Báez le dio a su familia. No quería sumar más malestar durante los allanamientos a todo lo que ya se estaba mostrando y que exponía ante los ojos de todos, y particularmente se sus propios vecinos, sus diversas propiedades. La comunicación telefónica es con los íntimos, y cuando no habla con sus hijos pregunta insistentemente cómo están. “Nunca fue de hablar demasiado”, reiteró un allegado a su entorno.

Hace más de una semana, el empresario K le solicitó a sus hijos que no viajaran a Buenos Aires, que “permanezcan con su madre” en la capital santacruceña. Así ocurrió: sus hijos menores Leandro y Melina estuvieron en la vivienda de calle Villarino 126 durante todo el fin de semana, la misma casa donde la Justicia secuestró 90.000 dólares. Luciana, la mayor de los hijos de Báez, estuvo en su casa a pocos metros de allí y atenta a cualquier movimiento judicial: su casa no fue allanada y se sospechaba que eso ocurriría en cualquier momento.

Su hijo, Martín Báez se encuentra en Buenos Aires cuyo departamento en el barrio Belgrano fue allanado también vive a la distancia los allanamientos en las casas de sus familias en Santa Cruz.

Afirman que Lázaro se muestra nervioso sobre todo después de que le negaron por tercera vez la excarcelación.

Te puede interesar