SEGÚN GREEANPEACE, CHILE ENFRENTA UNA DE LAS MAYORES CATÁSTROFES AMBIENTALES

Nacionales 12/05/2016 Por
La organización ambientalista Greenpeace estuvo en Chiloé acompañando a los afectados y denunciado la falta de información que existe en la zona.
Ver galería _27B7252
1 / 4 - - Galería de imágenes

El equipo de Greenpeace viajó el pasado fin de semana a la isla de Chiloé a partir de la crisis de mortalidad en masa de especies marinas presente en la costa luego del vertido de 5 mil toneladas de salmones en descomposición a 120 kilómetros de Ancud, la segunda ciudad en importancia de la isla. La organización ecologista ha iniciado una campaña  para exigir al gobierno transparencia en lo que ocurrió y puso a disposición de los ciudadanos un sitio web HYPERLINK "http://www.greenpeace.cl/chiloe" \t "_blank" www.greenpeace.cl/chiloe donde todos las personas pueden demandar información.
Estefanía Gonzales, Coordinadora de Campañas de Greenpeace Chile afirmó: "En la isla hay un clima de duda e incertidumbre tremendo. El nulo reporte por parte de las autoridades sobre los posibles impactos de los vertimientos de miles de salmones en descomposición, sumado a los impactos ambientales históricos que ha tenido la industria salmonera, están generando indignación e impotencia en la gente de la zona".

La organización recordó que existe evidencia de los múltiples daños que provoca la salmonicultura en los océanos y el medio ambiente (alta presencia de antibióticos y químicos, impactos en el ecosistema marino por escape de salmónidos, descarga de desechos y residuos en el mar, entre otros) y señaló que ante una crisis como la actual, es necesario que evalúen en profundidad las prácticas de esta Industria.


Por otro lado, si bien en Greenpeace reconocen que aún es muy difícil determinar si los salmones vertidos al mar generaron las condiciones para que aumentara la marea roja, sí aseguran que 5 mil toneladas de salmones podridos frente a las costas de Chiloé no son inocuas y generan un impacto en el equilibrio de la vida marina, además de incumplir con los protocolos internacionales.

Greenpeace está reclamando a las autoridades que no se autorice ningún tipo de descarga en la zona afectada o sus alrededores, que se lleve a cabo una investigación independiente, integral, transparente, que permita identificar las causas de la crisis ambiental y se entregue a la población toda la información disponible.

Te puede interesar