RECOMENDACIONES EN EL DÍA MUNDIAL DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL

Sociedad 16/05/2016
La cartera sanitaria nacional recordó la importancia de reducir el consumo de sal que en Argentina es más del doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud.
Ampliar
- 17 de mayo, Día Mundial de la Hipertensión Arterial

En vísperas del Día Mundial de la Hipertensión Arterial, que se conmemora cada 17 de mayo, el Ministerio de Salud de la Nación recuerda que es fundamental reducir la ingesta diaria de sal, principal factor de riesgo de esta enfermedad. En Argentina, el consumo de sal diario por persona es en promedio de 11 gramos, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo máximo de 5 gramos por día.

Según estimaciones mundiales de la OMS, la hipertensión arterial es responsable del 45 por ciento de los infartos y del 51 por ciento de los ataques cerebrovasculares. “Existe una relación directa entre la presión arterial elevada y la ocurrencia de enfermedades vasculares, como infartos y accidente cerebro vasculares. Es importante conocer y controlar la presión arterial periódicamente y observar hábitos saludables que pueden mantenerla normal”, indicó Marina Kosacoff, subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos.

La subsecretaria agregó que “los cambios en el estilo de vida pueden ayudar significativamente a prevenir niveles altos de presión arterial. Hay dos recomendaciones fundamentales: comer frutas, vegetales, granos enteros y lácteos bajos en grasas; disminuir el consumo de grasas; y reducir la ingesta de sal en la alimentación, quitando el salero de la mesa, cocinando con menos sal y reduciendo el consumo de alimentos procesados”.

En Argentina, 8 de cada 10 adultos se realizan controles de presión arterial, entre ellos el 34 por ciento presenta presión arterial elevada, según datos de la 3ra Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) realizada en 2013 por el Ministerio de Salud de la Nación. Sin embargo, solo el 58 por ciento se encuentra realizando un tratamiento.

Entre las personas hipertensas que adhieren a tratamientos, el 51 por ciento utiliza únicamente medicamentos para controlar su presión arterial, un 8,5 por ciento se cuida a través de la alimentación y el 40 por ciento restante realiza ambas prácticas.
Argentina cuenta con una Ley de Regulación del Consumo de Sodio que plantea la reducción progresiva de la sal contenida en los alimentos procesados hasta alcanzar los valores máximos en cada grupo alimentario, fijados por la cartera sanitaria nacional.

La norma, además, regula la fijación de advertencias en los envases sobre los riesgos del consumo en exceso de sal; promueve la eliminación de los saleros en las mesas de los locales gastronómicos; fija como máximo en 500 miligramos el tamaño máximo para los envases en los que se venda sal y establece sanciones a los infractores.

La funcionaria sostuvo que “estamos trabajando en la reglamentación de esta ley que tendrá un gran impacto positivo en la salud de toda la población”.

Actualmente, 579 productos de consumo masivo de grandes y pequeñas empresas alimentarias afiliadas a 37 cámaras industriales de todo el país, trabajan dentro del Convenio Marco de Reducción Voluntaria y Progresiva del Contenido de Sodio, y de la Iniciativa Menos Sal Más Vida llevada adelante por la cartera sanitaria nacional.

En el marco de esta iniciativa y en coordinación con la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA) y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), se realizan acciones con panaderías artesanales para que produzcan pan con menos sal, lo que permitió la reducción de un 25 por ciento de sal en el pan elaborado en más de 9.000 panaderías del país.

Te puede interesar