Tosquera de Ranelagh: complicidad política en esta trampa mortal

Berazategui 13/04/2018 Por
Tras el fallecimiento de dos pibes de 9 y 16 años se abrió el debate sobre quién y cómo dejaron instalar estas trampas mortales a sólo 200 metros de la escuela Nº 3 y 500 metros del Barrio Marítimo, complejo habitacional de más de 5000 vecinos.
google.com, pub-5130182654112303, DIRECT, f08c47fec0942fa0
Una imagen
- Los bomberos rescatando los cuerpos de los dos nenes en la tosquera
google.com, pub-5130182654112303, DIRECT, f08c47fec0942fa0

La historia comenzó el 28 de diciembre de 2005, cuando Juan José Mussi, por entonces intendente de Berazategui, autorizó por decreto (1566/05) el funcionamiento de la tosquera de Gindin SA, cuyos dueños están estrechamente vinculados con Armella, quien benefició a esa firma durante años al prohibir otras canteras en la jurisdicción de la autoridad de la Cuenca Riachuelo-Matanza (ACUMAR) según la denuncia de Horacio Verbitsky. 
 
La investigación que hace el periodista en Pagina 12 habla de que Mussi declaró "factible" el emprendimiento de extracción y comercialización de suelos por parte de Gindin SA, en un terreno de más de 30 hectáreas en Ranelagh. 
 
Apenas un día antes del decreto, el Concejo Deliberante, que respondía en forma de escribanía al intendente, ya había rezonificado el predio mediante la ordenanza 3791. El decreto, al que accedió Clarín, también está firmado por el hijo de Mussi y actual intendente, Juan Patricio Mussi, y por Carlos Balor, ex secretario de Obras Públicas de la municipalidad.  
 
Gindin en ese momento era presidida por el abogado portugués Arturo Rodrigues Da Silva, que también participó de "San Martín 264 Bernal SA", una sociedad en la que figuran la mujer del magistrado y su suegro. Otro dato. Gilda González era la directora suplente de la firma. Su hermano, Diego, era compañero de colegio de Armella, según denunciaron los ambientalistas. Tras el visto bueno de la municipalidad, en mayo de 2006 la tosquera fue clausurada por la dirección de Minería bonaerense. En 24 horas, Gindin obtuvo una medida cautelar, que le permitió operar hasta que no fuere redituable. 
 
Tras ser abandona, el enorme y profundo pozo que quedó luego de sacar la tosca se llenó de agua de lluvia y de las napas, convirtiéndose en una especie de laguna que oculta tramposos remolinos que succionan a las personas que pueden haberse metido a nadar allí convirtiéndose en una "TRAMPA MORTAL". 

google.com, pub-5130182654112303, DIRECT, f08c47fec0942fa0

Te puede interesar