El 6,6% de los adolescentes argentinos sufren de hipertensión

Sociedad 17/04/2018 Por
Es un mal al que los especialistas llaman el “asesino silencioso”, ya que a simple vista no presenta demasiados síntomas. Hablamos claro de la presión arterial alta, también conocida como hipertensión, que según un reciente estudio presentado por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) afecta a más de 420.000 adolescentes argentinos y a un tercio del total de la población en nuestro país.
hipertension2 (2)

La mayoría de los expertos señalan que este problema es un subproducto de la inadecuada dieta que llevan adelante la mayoría de los argentinos, muy rica en lípidos y cloruro de sodio (en promedio se consumen cerca de 11 gramos de sal por comida), así como azúcares y harinas blancas refinadas. Si bien algunos eligen señalar sólo a la sal de mesa como la principal responsable de la hipertensión en adolescentes y adultos, estudios recientes apuntan a la obesidad y sobrepeso como otro factor riesgo para padecer hipertensión.

Se trata de un problema grave, ya que es una enfermedad que puede resultar crónica y que en muchos casos puede llevar a graves problemas cardiovasculares e incluso la muerte. Alrededor del 80% de las muertes por problemas cardíacos y circulatorios resultan de la presión arterial alta, un dato muy preocupante si se considera que los valores de personas hipertensas crecen día a día.

Dieta y ejercicio

El principal problema que deriva en la hipertensión es la dieta, y es quizás también el aspecto más fácil de acomodar de cara a llevar una vida más longeva y saludable. Reducir la ingesta de sodio es una de las formas más efectivas de reducir la hipertensión. Claro está que si incluso así los valores de presión se mantienen por encima de 130/90 mm Hg, puede que estemos ante un problema genético y tendremos que recurrir a medicación para combatirla.

Indistintamente de la causa, la presión arterial alta es motivo de preocupación y debe ser monitoreada mediante un médico generalista, que seguramente nos derivará a un cardiólogo. Según los expertos, el tratamiento de la enfermedad es muy sencillo y reduce significativamente las chances de sufrir un accidente cerebro vascular, otro de los grandes riesgos de esta enfermedad.

Por su parte, la OMS (Organización Mundial de la Salud) apunta como culpable a los hábitos de vida modernos por esta epidemia, así como la de sobrepeso y obesidad, marcando que existe un “cambio dietético mundial hacia un aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes saludables”.

Una de las formas naturales de combatir esta epidemia, es consumir productos más saludables como verduras y frutas. Además, se recomienda alejarse de productos industriales procesados, que suelen incluir grandes porciones de grasa y sodio. No tener tiempo para cocinar no es una excusa en esta época moderna, ya que existen sitios como PedidosYa, en donde se puede encontrar una sección completa de comida saludable para poder alimentarnos adecuadamente.

Otra forma de pelear contra la hipertensión es realizar abundante ejercicio, alrededor de 20 minutos al día sería lo ideal, dependiendo de lo que nos recomiende el médico. Es que si se padece de hipertensión y obesidad, seguramente el ritmo de ejercicios comenzará lentamente. Si no se dispone del tiempo para concurrir a un gimnasio, podemos, por ejemplo, ir a comprar víveres caminando en vez de usar el auto, salir con la pareja o amigos a disfrutar de una caminata en algún lugar verde o incluso practicar algún deporte. Todo ayuda.

Te puede interesar