A 24 años del sangriento atentado a la AMIA

Actualidad 18/07/2018 Por
Se cumplen casi un cuarto de siglo de La causa por el ataque ocurrido en 1994, que dejó 85 muertos y unos 300 heridos, continúa abierta en la Justicia Federal. Del acto central en la sede de la mutual judía participará el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro.
amia

La sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que fue reconstruida después del ataque cometido el 18 de julio de 1994, será el escenario del acto en el que también participará el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro.

Como cada año, una sirena sonará a las 9.53 horas, la hora en que, según la investigación judicial, una camioneta cargada de explosivos estalló en el edificio de la mutual judía, en el populoso céntrico barrio de Balvanera.

El presidente, Mauricio Macri, no asistirá al acto, aunque lo harán en su representación la vicepresidenta, Gabriela Michetti, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Ayer, Macri recibió en su despacho a la cúpula de la AMIA. Por la mutual judía concurrieron su presidente, Agustín Zbar; el vicepresidente primero, Ariel Eichbaum; el secretario general, Darío Curiel; el tesorero, Alberto Chaieno, y el director ejecutivo de la institución y sobreviviente del atentado, Daniel Pomerantz.

El atentado a la AMIA, una institución que es el corazón social de la comunidad judía en Argentina, la más importante en América Latina, es el más grave cometido en el país.

Fue el segundo ataque perpetrado en Argentina contra un objetivo judío. El 17 de marzo de 1992, una bomba destruyó la embajada de Israel en la capital del país ocasionando 22 muertos y más de 240 heridos.

Los responsables materiales e intelectuales del atentado a la AMIA continúan en libertad.

La Justicia argentina acusó a siete ex funcionarios iraníes, entre ellos el fallecido presidente Ali Rafsanyani y el ex agregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires Mohsen Rabbani, además de a un libanés sospechoso de pertenecer a la milicia libanesa chiita Hizbolá. Para dar con ellos libró órdenes de captura a través de Interpol, pero que no tuvieron éxito aún.

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral solicitó la semana pasada a los gobiernos de la Federación de Rusia y la República Popular China la detención y extradición de Ali Akbar Velayati, consejero del líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei.

Velayati está acusado del delito de “homicidio calificado doblemente agravado por haber sido cometido por odio racial o religioso y por un medio idóneo para causar un peligro común”.

Para el juez, durante su gestión como ministro de Relaciones Exteriores de Irán, entre 1981 y 1997, Velayati facilitó la logística de quienes ejecutaron el atentado. Durante una década la investigación del atentado estuvo a cargo de Alberto Nisman, el fiscal que murió en enero de 2015 de un disparo en la cabeza. El hecho ocurrió cuatro días después de que Nisman denunciara a la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) y varios de sus funcionarios por supuesto encubrimiento de los iraníes acusados por el atentado.

La Justicia investiga si Nisman murió a causa de un suicidio o un homicidio, mientras que un tribunal comenzó la semana pasada, en forma anticipada, el juicio oral por el supuesto encubrimiento.

El primero en declarar como imputado fue el ex ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman. (DPA/Especcial)

Te puede interesar