Policía que abatió a ladrón denuncia que tiene miedo de ir preso

Sociedad 16 de diciembre de 2018 Por
El hecho ocurrió el 1 de diciembre del 2016 cuando el oficial Fattori Giuliano se defendió de los delincuentes cuando estos los atacaron a tiros. Tras darle la legítima defensa, a las semanas, se involucró un organismo de los DDHH, la CORREPI, con la cual vino un cambio de fiscal y la caratula, la cual pasó hacer “Homicidio en Exceso en Legítima Defensa”. Además, denuncia un constante acoso a su persona.
Giuliano-Fatorri-leonel-Sotelo

El 1 de diciembre del 2016, el oficial Giuliano Fattori, cerca de las 2:30 de la madrugada en Burzaco, partido de Almirante Brown, tuvo la desgracia de ser el objetivo de dos motochorros cuando este había ido al cajero. Al regresar a su domicilio, lo interceptaron y a punta de revolver lo quisieron robar, al hacer caso omiso le dispararon por lo que no le quedó otra alternativa que responder la agresión con su arma reglamentaria. 

Producto del intercambio de disparos, quien manejaba recibe 3 impactos, por lo que se desvía y chocan. El acompañante, quien estaba armado, encara hacia donde se encontraba el oficial Fattori, es por eso que dobla en la esquina y tira la moto, se identifica como Policía y tras dar la voz de alto. Lo escucha y cambia de dirección y escapa rengueando, mientras que el otro masculino queda en el suelo. El delincuente herido queda tirado sin arma en la cinta asfáltica y fallece antes de llegar al Hospital. Según el relato del oficial, al no saber si estaban solos, venia otra moto de apoyo o el que se había fugado volvería, buscó refugio contra un paredón y llamó al 911. 

El que se dio a la fuga fue encontrado a las 3 horas en el hospital de Quilmes, obviamente sin el arma.

Vale destacar que el policía local, que vestía de civil, efectuó varios disparos en su presunto intento de repeler un intento de robo de los dos jóvenes. Dijo que exhibía un arma, pero los pesquisas sólo encontraron 9 casquillos de bala en el lugar, todos pertenecientes al arma de Fattori.

El efectivo sostuvo que reaccionó ante un intento de robo. Por su parte, la familia de la víctima desmiente la versión del policía y sostiene la inocencia de Leonel y la hipótesis del gatillo fácil. Según afirman, Sotelo, un aficionado a las motos, se dirigía junto a su amigo a un evento de “picadas” que se desarrollaría en Burzaco.

El oficial Fattori denuncia que: “Después de ir a fiscalía, la caratula del hecho era LEGÍTIMA DEFENSA”. 
A las semanas, se involucró un organismo de los DDHH, la CORREPI, con la cual vino un cambio de fiscal y un acoso constante hacia mi persona. Al cambiarme el fiscal, me cambiaron la caratula, la cual paso a ser “HOMICIDIO EN EXCESO DE LEGÍTIMA DEFENSA”. El detenido, Alan Nahuel Deveza quedó con la caratula de “ROBO AGRAVADO POR ARMA DE FUEGO EN CONSURSO REAL, EN GRADO DE TENTATIVA - HOMICIDIO CRIMINIS CAUSAE”. 

"En primera instancia tuve que cerrar mi Facebook de ese momento, ya que sacaban mis fotos de ahí para publicarlas con comentarios de ASESINO y empapelar TODO BURZACO con mi cara. Además de que escribían donde presto servicio, nombre y apellido, y agregaban cosas como que lo ejecute por la espalda al fallecido. 
Después de 2 años, me di cuenta que mi abogado no hizo prácticamente nada, y perdí momentos importantes para defenderme. Hoy me estoy poniendo otro abogado, que me cobra aproximadamente 600 MIL PESOS, el cual abarca perito balístico, psicólogo y causa paralela en asuntos internos. 600 MIL PESOS, que no los junto ni volviendo a nacer, ni sacando 10 préstamos. Todavía no tengo fecha de juicio, pero se me acaba el tiempo y estoy con un pie adentro de la cárcel por salvar mi vida” 

Pide ayuda económica para pagarle al abogado 

En el mismo texto, el oficial Giuliano Fattori dice: “Con toda la vergüenza del mundo les vengo a pedir esa mano, porque la verdad, aunque me cueste decirlo, tengo miedo de quedar preso. Dicen que "de la cárcel se sale, de abajo de la tierra no", pero hubiera preferido que me bajen a mi antes que ir preso y tener que compartir algo con esa gente que nos quiere matar por trofeo” 
Además, agregó: “Nadie sale igual de adentro, y a eso le tengo miedo. De perder a mi familia, a mi mujer y nena, aunque sé que son incondicionales uno sale cambiado. Y no quiero que pasen por eso. Acá se habla de camaradería, de apoyo, de familia y hermanos. Por ese motivo, y repito, con la mayor vergüenza del mundo les vengo a pedir al que pueda, donación. Del monto que puedan, ya sea 10 pesos no importa”. Desde ya, muchas gracias. 
CBU: 0140082303502952218461 
Banco Provincia 
Cuil: 20-38585355-7 

Boletín de noticias