Hantavirus en Buenos Aires: Vidal declara alerta epidemiológica

Sociedad 16 de enero de 2019 Por
Tras un caso confirmado y ante la aparición de otro en Escobar que se pondría en duda entre médicos, el ministerio de Salud emitió el alerta, por el cual se extreman las medidas de prevención en los hospitales bonaerenses.
Andrés Scarsi
- Andrés Scarsi-Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires-foto-gentileza-Perfíl

Culminada la primera reunión de Gabinete de 2019, el ministro de Salud Bonaerense, Andrés Scarsi, confirmó que la provincia está en alerta epidemiológico, apenas unos minutos después que se conociera la aparición de un segundo caso de hantavirus en la provincia de Buenos Aires.

Mientras en todos los canales de televisión reportaban que Pablo, un joven de 26 años oriundo de Escobar se encontraba internado en una clínica de Pilar y que su salud estaba comprometida debido al virus que contagian los roedores, el funcionario vidalista confirmó el estado de alerta, aunque no se expresó sobre la situación del joven escobarense.

“Hay un parte epidemiológico que emite el Ministerio de Salud de la provincia, en un trabajo conjunto que se hace con el ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación y con las secretarias de salud locales, como la de San Andrés de Giles, que es el antecedente de viaje que tiene el paciente que está en el hospital Gandulfo y ahora que estamos evaluando la posible aparición de nuevos casos”, informó el ministro.

En ese sentido y sobre la labor en conjunto que se realizan con las comunas, Scarsi remarcó que “la Dirección de Epidemiología del Ministerio trabaja siempre este tipo de enfermedades en conjunto con las otras zonas locales en los municipios”.

Finalmente, el funcionario informó que “emitimos un alerta epidemiológico, lo que significa que intensificamos la vigilancia. Hacemos un control de casos, nos ocupamos de ver los contactos que tuvo el paciente y demás”.

El virus se propaga a través de la materia fecal, la orina y la saliva de algunas especies de ratones y cuando está liberado al medio ambiente se forman aerosoles, por lo que se recomienda que al ingresar a un lugar deshabitado, primero se debe ventilar durante media hora y después hacer toda la limpieza húmeda.

Para prevenirlo es fundamental el lavado de manos, mantener el césped cortado y no dejar elementos donde los roedores puedan anidar, ni comida que los invite a aproximarse. Cabe recordar que esta afección no tiene tratamiento y por ese motivo es imprescindible mantenerse alerta ante las posibles situaciones de contagio.

Boletín de noticias