Dictan la prisión preventiva para los cuatro imputados por el robo a la casa del jubilado en Quilmes

Quilmes 27 de agosto de 2020 Por Ahora Online
La justicia de Quilmes dictó la prisión preventiva para los cuatro delincuentes acusados de ingresar en julio pasado a robar a la casa del herrero jubilado Jorge Ríos, quien persiguió y mató de un disparó a un quinto cómplice a unos 50 metros de su vivienda, informaron hoy fuentes judiciales.
JRG


El juez de Garantías 2 del Departamento Judicial de Quilmes, Martín Miguel Nolfi, avaló el pedido del fiscal Ariel Rivas de dictar la prisión preventiva para los imputados Christian Javier Chara (23), David Ezequiel Córdoba (25), Martín Ariel Salto (27) y Claudio Nicolás “El Enano” Dahmer (27).

Los cuatro delincuentes están acusados de ser coautores de los delitos de “hurto agravado por su perpetración con escalamiento y robo agravado por el empleo de arma, en grado de tentativa, en concurso real entre sí”.

En tanto, en el marco del expediente, también está imputado aunque sin prisión preventiva el dueño de la casa asaltada, el jubilado Jorge Ríos (71), como autor del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” de Franco Martín Moreyra (26), alias "Piolo", el quinto integrante de la banda que ingresó a su vivienda a robar.

El hecho ocurrió la noche del 17 de julio pasado en una casa de la calle Ayolas al 2700, en Quilmes Oeste.

El jubilado fue sorprendido mientras dormía, golpeado e intimidado con un destornillador por los asaltantes, por lo que extrajo una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros y les efectuó varios disparos con los que los hizo huir.

En las imágenes de las cámaras de seguridad que registraron el episodio -y son prueba clave en el expediente-, se ve que uno de los ladrones, luego identificado como Moreyra, quedó rezagado del resto de la banda porque estaba herido en un tobillo y trató de huir rengueando hasta que cayó a la vuelta de la esquina.

En los mismos videos se ve que Ríos salió armado de su casa y alcanzó a Moreyra, lo pateó y, aparentemente, le disparó y lo mató de dos balazos, según determinó la autopsia.

Rivas estuvo 12 días detenido, primero en una comisaría y luego con prisión domiciliaria, hasta que el fiscal pidió el cese de su detención por el estado de salud del imputado y porque advertía que no había riesgos procesales de fuga o entorpecimiento de la investigación.

Te puede interesar