Joven varelense de 17 años fue herido de un balazo en la cabeza, denuncian "gatillo fácil"

Policiales 18 de noviembre de 2021 Por AOL
Un adolescente de 17 años fue herido de un balazo en la cabeza y otros tres quedaron detenidos tras una persecución por el barrio porteño de Barracas. La madre del adolescente denuncia "Gatillo fácil".
bara
Lucas González, de 17 años, vecino de Florencio Varela, se encuentra internado en grave estado tras ser baleado

Florencio Varela - Fuentes policiales aseguraron que todo se inició cerca de las 9.30 de la mañana en la calle Luzuriaga, en Barracas, cuando policías de la Comisaría Vecinal 4C irradiaron un alerta por la presencia de varios jóvenes en la zona a bordo de un auto Volkswagen Suran color azul que aparentemente se habían negado a ser identificados y huyeron.

La versión policial sostiene que los jóvenes habían salido de la villa 21-24 y la persecución se extendió hasta el cruce de Alvarado y Perdriel, donde se detuvo a tres de ellos "tras un tiroteo" en el que uno de ellos fue herido de bala en la cabeza, mientras que un cuarto ocupante logró escapar a la carrera.

En tanto, en el marco de la persecución se registró un choque entre un patrullero y otro automóvil Nissan Tiida color champagne en el que se movilizaban efectivos de la brigada de investigaciones de la comisaría 4C, dijeron las fuentes.

Como consecuencia de ese choque, dos policías resultaron heridos con politraumatismos leves, por lo que uno de ellos fue trasladado al Hospital Argerich.

Personal del SAME llegó al lugar a los pocos minutos y trasladó al joven herido de un balazo en la cabeza, un adolescente de 17 años, al Hospital Penna del barrio porteño de Parque Patricios, donde permanece internado en estado reservado.

Fuentes policiales aseguraron que el joven que logró escapar a la carrera se presentó en la sede de la Comisaría Vecinal 4C junto a su madre y quedó detenido.

El testimonio de los menores y sus familias

Los familiares de los cuatro detenidos rechazaron la versión policial y aseguraron que no habían cometido ningún delito y que acaban de salir de un entrenamiento, ya que se habían ido a probar a las divisiones inferiores de Barracas Central.

Además, el tío de uno de ellos rechazó en declaraciones a la prensa la hipótesis de que estaban armados.

El padre del adolescente baleado dijo al canal IP, desde la puerta del hospital donde su hijo permanece internado, que recién salía de verlo de la sala de terapia intensiva y que “está entre la vida y la muerte”.

“Es un deportista, nunca fue un delincuente, me ocupé toda la vida de que no le falte nada”, aseguró el hombre, y agregó: “Le estoy pidiendo a Dios que me lo salve de esta porquería, esto es un infierno lo que estoy viviendo, le pido a Dios y a todos que recen por mi hijo, y que no le pase nada por favor”.

Por otro lado, el padre del adolescente que conducía el automóvil, dijo a Telenueve Central que el vehículo Volskwagen Suran azul es suyo y que su hijo lo llamó “a las 9.35” para decirle que le habían querido “robar” y que le habían pegado “tres tiros a su amigo”.

“Ellos fueron a entrenar y cuando salen los intercepta un auto, que no tiene identificación de nada, se bajan tres personas apuntándoles y ellos se escapan, y ellos (los policías) arrancan a los tiros”, relató el hombre.

Luego dijo que su hijo se detuvo a los pocos metros al ver a dos policías, “para decirles que les querían robar, y los reducen a ellos, que querían que lo asistan al amiguito que se le estaba muriendo arriba de las rodillas”.

Ante esta situación, el Juzgado de Menores 4, a cargo del juez Alejandro Cilleruelo, separó a la Policía de la Ciudad de los peritajes y ordenó que todos los trabajos forenses fueran realizados por peritos de la Policía Federal Argentina (PFA).

El juez ordenó el secuestro de las armas reglamentarias de los policías que participaron en el hecho y que se les practiquen estudios de dermotest para determinar cuál de ellos efectuó disparos.

Además, según las fuentes de la investigación, dentro del vehículo en el que circulaban los jóvenes fue secuestrada en el asiento trasero una réplica de plástico de un revólver.

El Nissan Tiida en que se hallaban los policías de civil quedó ubicado sobre la calle Iriarte, entre la avenida Vélez Sarsfield y Luzuriaga, junto al Parque Leonardo Pereyra, una zona muy concurrida por niños ya que hay una calesita y juegos de plaza.

El rodado tenía la puerta del acompañante y la trasera izquierda abiertas y la del conductor doblada hacia adelante.

Fuentes de la investigación aseguraron que el juez Cilleruelo ordenó el traslado de tres de los detenidos al Instituto Incháusti, mientras que el restante permanecía en el Hospital Penna por el momento en calidad de detenido.

La madre del adolescente baleado en Barracas denunció que fue "gatillo fácil": "Tiraron a matarlo"

El adolescente de 17 años que fue herido de dos balazos en la cabeza por uno de los policías de la Ciudad que lo interceptaron cuando se trasladaba con tres amigos en un auto por el barrio porteño de Barracas fue derivado en gravísimo estado a un hospital de mayor complejidad y su madre denunció hoy que fue víctima de un caso de "gatillo fácil", que los efectivos "tiraron a matarlo", y que le "plantaron" un arma de fuego para simular un enfrentamiento.

"Es un caso de 'gatillo fácil' porque no pueden sacar un arma y dispararle a unos pibes. Tiraron a matármelo. Esa gente (por los policías) no está capacitada para andar con un arma", agregó en diálogo con Télam la mujer, entre lágrimas, tras lo cual manifestó que su hijo "sigue en estado crítico" y que "no hay esperanza, no tiene signos vitales, está muy mal".

Te puede interesar