BRUTAL AGRESIÓN A MÉDICA DE PEDIATRÍA EN EL HOSPITAL DE QUILMES

Municipios - Quilmes 19 de marzo de 2022 Por AOL
Trabajadores autoconvocados del Hospital Iriarte de Quilmes denuncian que la profesional recibió golpes de puño y patadas por una persona que aguardaba ser atendida.
IRIARTE
HOSPITAL IRIARTE

A través de un duro comunicado, trabajadores autoconvocados del Hospital de Quilmes denuncian la agresión a una médica pediátrica. En el mismo destacan la nueva dirección no solo se desentendió del tema, sino que justificó la agresión argumentando que "se debe mejorar la atención".

El comunicado

El martes 15 de marzo, una pediatra del Hospital de Quilmes fue brutalmente agredida por una persona que aguardaba a ser atendida en la guardia: recibió, por lo menos, cuatro golpes de puño y patadas. La nueva dirección no solo se desentendió del tema, sino que justificó la agresión argumentando que "se debe mejorar la atención".

Lo cierto es que el servicio, en esos momentos, estaba trabajando en una emergencia, en el Shock Room pediátrico, con el personal mínimo; sumado a que las instalaciones donde se atiende no son de pediatría -sino de consultorios externos-, los baños no funcionan -por lo que los pacientes deben recurrir al baño público que está fuera de pediatría- y no poseen siquiera agua caliente para higienizar a los niños.

La nueva dirección parece reivindicar la era de las cavernas o el Lejano Oeste, donde todo se dirimía con garrotes o balas. Las enfermeras, ante el shock, la extrema violencia y la no intervención policial (que se limitó a mirar y, en línea con la nueva política de los funcionarios municipales, justificó los hechos) presentaron una nota en la dirección; sin embargo, sabemos qué hacen con las notas, no solo de hechos de violencia externa, sino también interna (que son muchos casos). El director ejecutivo, en lugar de iniciar el protocolo de violencia y resguardar a la médica agredida físicamente y al resto del personal (agredido verbalmente) decidió sobreexigir a los trabajadores y trabajadoras para "limpiar la guardia". No solo actúan sin respetar la normativa, sino que dan vergüenza.

Sin dudas, el colapso del sistema sanitario en Quilmes no responde solo a la realidad del Hospital Iriarte de Quilmes y al ámbito público, sino también al privado y al municipal: malas condiciones laborales, sueldos miserables, poliempleo, sobrecarga laboral (absolutamente naturalizada por las gestiones de turno) y presiones continuas. Para buscar y encontrar soluciones al colapso del sistema de salud, se necesitan análisis más acertados (empezando por directivos pisando los lugares de trabajo y abandonando el sushi en horario laboral) y no la búsqueda de culpables entre el personal agotado y maltratado.

En este sentido vamos a citar dos videos que se han viralizado estos días: uno de una madre denunciando a la clínica del niño por demoras de entre 4 y 6 horas, y otro de un médico pediatra del Hospital Municipal Oller de Solano que, notablemente agotado y desbordado, trata de explicar a los papás y mamás que está haciendo todo lo que está a su alcance. Es evidente que los nuevos directivos, en lugar de dotar de las condiciones materiales y humanas para que el hospital pueda resolver la alta demanda, han decidido fundar el imperio del miedo, la violencia laboral, el acoso y la misoginia.

Trabajadores autoconvocados del Hospital de Quilmes

Te puede interesar