Joven denunció que fue encerrada en un "motorhome" y abusada en Berazategui

Berazategui 30 de diciembre de 2019 Por
La joven de 17 años relató que fue abordada por tres jóvenes que tras engañarla, la metieron en un "motorhome" y se turnaron para ultrajarla. "Me destruyeron como persona y como mujer", posteó en sus redes.
chitoq

La joven de 17 años contó que en la policía le querían archivar la denuncia porque estaba mal hecha y como no hubo penetración consideraron que el hecho “no fue tan grave”.  Camila, contó que los trámites los realizó en la Comisaría 1° de Berazategui.

La chica contó a Crónica TV que al volver de una fiesta electrónica en Quilmes se sentía mal y decidió irse a casa de su abuela en tren hasta Berazategui, “me sentía mal, mareada y ella iba estar despierta a esa hora”, relató.

Cuando bajó se le acercaron tres chicos y le preguntaron qué hacía sola y si se sentía mal, como conocía a uno de ellos aceptó que la acompañaran hasta una casa cercana de una supuesta abuela de uno de ellos para asistirle, en el camino había una especie de casa rodante "Empezamos a caminar y a la altura de la calle 144, entre 11 y 12, veo como una casa rodante. Uno dice 'ese es como mi quincho' pero cuando entro estaba todo vacío: había una mesa y una cama sin colchón",  "cierran la puerta y otro se queda afuera. Los que entraron me manoseaban y yo les decía que pararan que no me sentía bien. Fue ahí que uno le pidió al amigo que saliera 'así la convenzo' pero cuando cerró la puerta se trabó, hicieron ruido y eso parece que alertó a los vecinos" relató a Crónica.

Ahí, continúa Camila "cierran la puerta y otro se queda afuera. Los que entraron me manoseaban y yo les decía que pararan que no me sentía bien. Fue ahí que uno le pidió al amigo que saliera 'así la convenzo' pero cuando cerró la puerta se trabó, hicieron ruido y eso parece que alertó a los vecinos".

Allí comenzó la parte más dura de su relato. "El pibe se sacó la ropa interior y me empezó a pasar el pene en la mano en todos lados. Le decía que no, me levantaba las piernas y me quería llevar a la cama. Me apretaba contra el. Me tocaba, me besaba, me trató de bajar el pantalón. También me sacó el teléfono para que no pudiera usarlo".

Mientras trataba de ahuyentar a su abusador, Camila intentaba no hacerlo a enojar ni tampoco a los otros dos. "Tenía miedo que se ponga violento y los otros también, me quedé dura. En un momento se va porque escucha un ruido y sale con mi celular. Pero ahí entra el otro pibe y empieza a hacerme lo mismo".

La irrupción de un vecino terminó por disipar la intención de los abusadores: "En un momento lo agarré del cuerpo y lo corrí. El que me robó el celular salió corriendo y ahí se fueron todos. La casa no era de ellos, era de un vecino. En ese momento se sumaron más personas y me ayudaron: llamaron a la policía, una ambulancia y a mi abuela"

Camila contó que se desmayó cuando llegó la ambulancia. La llevaron al Sanatorio Sábatto donde le tomaron la presión: "estaba muy baja" recordó. Luego hizo la denuncia: "Me la tomaron pero estaba mal hecha y por eso la querían archivar. Mi tía habló con un fiscal y la rehicieron. Está caratulada como "abuso sexual simple".

Más allá de eso, Camila inició una investigación propia y dio con sus abusadores: "Tienen 19, 18 y 20 años, Averigüé todo: sus nombres y sus direcciones pero sin orden no puede hacer nada la policía". Además denuncia que "el policía de calle le dijo a mi mamá si me creía porque era adolescente, porque por ahí no era así como habían pasado las cosas". sentenció.

Boletín de noticias