El empresario de Berazategui que va camino a la beatificación

Berazategui 28 de abril de 2021 Por Ahora Online
Ahora se estudiará en Roma un presunto milagro atribuido a la intercesión del empresario local. Por su vida ejemplar, la Iglesia aceptó que se inicie su proceso de canonización.

El papa Francisco autorizó en las últimas horas la promulgación del decreto de la Congregación para las Causas de los Santos, que reconoce las virtudes heroicas al trabajador argentino Enrique Ernesto Shaw y lo convierte en “venerable”, por lo que avanza en el camino para ser beato.

Tras la publicación del decreto, el delegado para las Causas de los Santos de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Santiago Olivera, celebró el reconocimiento al empresario argentino "cristiano laico, padre de familia, esposo ejemplar" en sus orígenes de profesión militar.

En un comunicado, Olivera destacó que el decreto del pontífice se publicará en el día que se celebra a la Madre de Dios bajo su advocación de los Buenos Aires, informó la agencia AICA.

Olivera afirmó que a partir de ahora se estudiará en Roma un presunto milagro atribuido a la intercesión de Shaw, por lo que invitó a los fieles a continuar rezando, al tiempo que animó a agradecer por este significativo paso y anheló "¡Que pronto pueda ser beatificado y canonizado!".

Shaw nació en París el 26 de febrero de 1921, fue un laico, marino y empresario argentino, quien contrajo matrimonio con Cecilia Bunge, con quien tuvo nueve hijos.

Shaw ingresó a Cristalerías Rigolleau y, al igual que en la Marina de Guerra, inició su labor en el ámbito empresarial desde abajo, compartiendo tareas con los obreros, aprendiendo desde cero para saber ordenar con autoridad ético-profesional. Lo llamaban “Comandante de Empresas”, ya que concebía a la compañía como una unidad indivisible, un único buque, donde a bordo y siempre, estaban los directivos y los obreros, así como sus familias.

Administró la empresa sin olvidar todos los aspectos de la condición humana, tratando a sus empleados como seres humanos creados por Dios a su imagen y semejanza, merecedores de esa comprensión, reconocidos y reconfortados como tales, descartando de pleno la visión mecanicista de ser meros engranajes de una máquina productiva.

En 1958 ocupó el puesto de Director Delegado, teniendo 3400 obreros a cargo. Un integrante del Directorio de Cristalerías Rigolleau, señalaba que Enrique “era un hombre tocado por la mano de Dios”.

Promovió e impulsó el crecimiento humano de sus trabajadores inspirándose en la Doctrina Social de la Iglesia, fundó la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), entidad que forma parte de la Unión Internacional de Empresarios Católicos (Uniapac).

Integró el Primer Consejo de Administración de la Universidad Católica Argentina (UCA), trabajó para conformar la Acción Católica Argentina (ACA) y el Movimiento Familiar Cristiano (MFC) y promovió la sanción de la Ley de Asignaciones Familiares.

Por su vida ejemplar, la Iglesia aceptó que se inicie su proceso de canonización y desde hoy es considerado “venerable”.

Para que un venerable sea beatificado es necesario que se haya producido un milagro debido a su intercesión, que debe ser probado a través de una instrucción canónica especial, que incluye el parecer de un comité de médicos y de teólogos.

Te puede interesar