El Arroyo Las Conchitas está contaminado con "Escherichia Coli"

Municipios 05 de noviembre de 2019 Por
Así lo confirmaron autoridades ambientales. La contaminación abarca desde Florencio Varela hasta Plátanos, y es producto de los vuelcos cloacales sobre el torrente. Además, confirmaron que son varías las empresa que arrojan los residuos sobre el mismo.
arr

Tras un nuevo informe, confirman la contaminación con la bacteria en todo el arroyo desde Florencio Varela hasta Plátanos. Con este panorama, acercándose las altas temperaturas, las infecciones bacterianas provocadas por la colonización de las vías urinarias por parte de la bacteria Escherichia coli (E.coli) aumentan en verano, subida de las temperaturas es, junto con la humedad y la deshidratación, una de las variables fundamentales en la proliferación de estas infecciones durante el periodo estival.

Vale destacar que son miles las personas que conviven a la vera del arroyo exponiéndose al peligro de esta bacteria.  

“los coliformes fecales encontrados superan el límite de las normas de calidad para desagües cloacales”. Dicho de otro modo, el Plátanos-Conchitas tiene más carga de excrementos que lo permitido en una cloaca, lo que explica ese olor pestilente cada vez que se cruza por las cercanías de ese arroyo.

Captura
¿Qué es la Escherichia coli?

La infección más común causada por E. coli es la urinaria, que por lo general es una infección ascendente (desde el periné, a través de la uretra). E. coli también puede causar prostatitis y enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).
Normalmente, la E. coli habita en el tracto gastrointestinal; sin embargo, algunas cepas han adquirido genes que les permiten causar infecciones intestinales. Cuando se ingieren, las siguientes cepas pueden causar diarreas:

*Enterohemorrágicas: estas cepas (entre ellas el serotipo O157:H7 y otros) producen varias citotoxinas, neurotoxinas y enterotoxinas, incluida la toxina Shiga (verotoxina), y causan una diarrea sanguinolenta; en el 2 al 7% de los casos, se desarrolla un síndrome urémico hemolítico. A menudo, estas cepas se adquieren por el consumo de carne picada mal cocida, pero también pueden serlo de personas infectadas, por vía fecal-oral, cuando la higiene es inadecuada.

*Enterotoxigénicas: estas cepas pueden causar diarrea acuosa, especialmente en lactantes y en viajeros (diarrea del viajero).

*Enteroagresivas: estas cepas producen diarrea inflamatoria.

*Enteropatogénicas: estas cepas pueden causar diarrea acuosa, especialmente en lactantes.

*Enteroagregativas: algunas cepas están apareciendo como posible causa importante de diarrea persistente en pacientes con sida o en niños de regiones tropicales.

Otras cepas son capaces de causar infecciones extraintestinales si las barreras anatómicas normales del intestino están interrumpidas (p. ej., por isquemia, enfermedad intestinal inflamatoria o traumatismos), en cuyo caso los microorganismos pueden diseminarse a estructuras adyacentes o invadir el torrente sanguíneo.

También se producen infecciones hepatobiliares, peritoneales, cutáneas y pulmonares. La bacteriemia por E. coli puede producirse también sin una puerta de entrada evidente.

En recién nacidos, especialmente los nacidos en forma prematura, son comunes las infecciones por E. coli como la bacteriemia y la meningitis (causadas por cepas con cápsula K1, un marcador de invasión neurológica).

Captura1

Todo ese caudal de contaminación, que termina en el Río de la Plata, sin tratamiento alguno, es producto de los vuelcos clandestinos de curtiembres y fábricas de baterías, gracias a los laxos controles del Estado sobre vuelcos industriales.

Quienes habiten en las inmediaciones del Arroyo Plátanos-Conchitas están expuestos a contraer enfermedades graves para la salud humana, mientras los controles de descargas industriales brillan por su ausencia o son falseados, ya que es la única manera de entender la situación de ese curso de agua muerta que es el arroyo Plátanos-Conchitas.

Boletín de noticias