JUEVES CON UNA TEMPERATURA MÁXIMA DE 34 GRADOS EN EL AMBA

Ante las altas temperaturas mantienen vigente la alerta naranja.

Actualidad 09 de febrero de 2023 AHORAONLINE
berara

Este jueves se presenta en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) con cielo algo a parcialmente nublado, vientos del sector norte rotando al noreste hacia la noche y una temperatura que se mantiene alta, con una mínima de 21 grados y 34 de máxima, por lo que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió una alerta naranja por calor en la zona.

Ese nivel de advertencia por temperaturas extremas indica que las marcas máximas previstas para la jornada pueden tener un efecto moderado a alto en la salud de la población, pero pueden ser muy peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo, según indicó el SMN.

Para mañana, viernes, el organismo meteorológico prevé una jornada con cielo parcialmente a algo nublado, con vientos del sector noreste y una temperatura que se ubicará entre los 25 grados de mínima y 36 de máxima.

En tanto, el sábado está pronosticado cielo nublado, viento del sector norte y una temperatura que se mantendrá en 25 grados de mínima y 36 de máxima.

Más noticias

/contenido/15789/abusaron-de-su-hija-de-21-dias-y-le-ocasionaron-muerte-cerebral

Te puede interesar
Lo más visto
1a

Quilmes: La Policía Federal Argentina rescató 25 adultos mayores y clausuró un geriátrico clandestino

AHORAONLINE
Municipios - Quilmes Ayer

Agentes de la División Delitos Contra la Salud Pública clausuraron un geriátrico ilegal en Quilmes, rescatando a 25 ancianos que vivían en condiciones deplorables y sufrían explotación laboral. La intervención se realizó en cumplimiento de las normas del Ministerio de Seguridad de la Nación y contó con la colaboración de diversas entidades gubernamentales.

fuerza

ESCÁNDALO EN LA POLICÍA BONAERENSE

AHORAONLINE
Policiales Ayer

La justicia investiga un esquema de corrupción en los Institutos de Formación de la Policía Bonaerense en Berazategui, con allanamientos que resultaron en cinco detenidos. Los implicados son acusados de desviar fondos y municiones, emitiendo certificados fraudulentos y cobrando ilegalmente a los policías para evitar su asistencia a las capacitaciones.